Mira la prédica “Dando el todo por el todo”  en celebración a los 11 años de nuestra iglesia el 21 de mayo del 2017.

“En el silencio de esta ciudad, se escuchó un clamor. Como el sonido de lluvia al caer, y en la oscuridad fuiste nuestra luz, Tu Palabra hizo huir el temor. Hombres y mujeres, jóvenes y niños, te adoraron a una voz… Nacimos de tu Amor”

Nuestra historia inicia justo como la primera estrofa de este himno: “Nacimos de tu Amor”. Era el año 2005 cuando un grupo de jóvenes, nos reuníamos a adorar al Señor por las noches, hacíamos vigilias de oración y adoración, donde experimentábamos encuentros muy especiales con la presencia del Espíritu Santo en cada una de estas reuniones.

Orábamos por una iglesia que causara una reforma verdadera en nuestra ciudad, por una generación que creyera y viviera por el propósito de Dios para sus vidas, en medio de un ambiente completamente hostil lleno de mentira y maldad en el cual nos veíamos envueltos, donde algunos que ejercían y dirigían el ministerio solo buscaban su bienestar y beneficio personal, a través de la manipulación y el control de las emociones de aquellos que se encontraban en aquel lugar. Nos enfrentamos al reto de salir de opresión a libertad, y escuchar la voz de Dios que nos guiaría  a su propósito. Fue así como después de varios meses de búsqueda y oración, nuestros Pastores Williams y Maricela Olivares decidieron creerle a Dios y en fe, iniciar una reunión donde algunos de nosotros asistimos voluntariamente.

Aquel día fue el 21 de mayo del año 2006. Nuestra primera reunión fue en un salón de eventos del Mall Chiriquí, lugar donde estuvimos reuniéndonos por alrededor de 3 meses. Luego fuimos sumándonos más y la casa fue creciendo y nos expandimos hacia el centro de la ciudad, donde por 4 años estuvimos ubicados en un local comercial frente a las oficinas de la Lotería Nacional.

11

Es en ese lugar donde nace “Juventud Unidos” y emprendimos nuestra labor, con el fin de influenciar a la juventud de nuestra ciudad a través del arte y la labor social, mostrándoles el amor de Cristo hacia ellos. Poco a poco nuestros padres fueron llegando a la Casa, y aquellas reuniones con asistencia en su mayoría de jóvenes adolescentes y adultos, fueron convirtiéndose en reuniones familiares. Más tarde nuestra iglesia tuvo nombre y se llamó: Centro de Adoración Cristiana para las Naciones (C.A.C).

En febrero de 2010 nos mudamos al edificio donde actualmente estamos ubicados hoy. Al llegar a este lugar los retos fueron aún mayores, la iglesia había crecido en número, y aunado a ese crecimiento, se nos hizo necesario crecer en fundamentos y experiencia. Teníamos muchos sueños y proyectos en aquel entonces, tal como hoy también los tenemos, pero inexpertos al fin, tuvimos que pasar por fuertes pruebas donde experimentamos la protección de Dios sobre su casa de manera sobrenatural.

Iniciamos el proyecto de la Academia de Música Unidos in Harmony y Librería Unidos Café, en el año 2011. Como todo inicio no fue fácil, y a pesar de las diferentes situaciones negativas que nos rodeaban, un año más tarde como iglesia tomamos el reto de iniciar con la Academia de danza Alas de Ángel. Tiempo después, estuvimos a punto  de perder la Academia de Música y Librería; sin embargo, una vez más El Señor nos confirmó que la iglesia es suya, y no depende de absolutamente nada ni nadie. Hoy damos gracias por ese tiempo, por cada lágrima que derramamos y cada acto de Fe que como familia emprendimos.

Hoy ambas academias son una gran bendición para todos nosotros. Cada uno de los que laboran en el Centro de Artes Unidos, son profesionales muy valiosos a quienes amamos y estamos agradecidos con Dios por sus vidas. Día a día vemos el respaldo de Dios hacia estos hermosos proyectos, que han sido herramientas de evangelización en nuestra ciudad.

Lo más hermoso que nos ha pasado, es tener la presencia del Espíritu Santo en nuestras reuniones, y poder ser testigos de la transformación de tantas vidas y familias enteras, a quienes Dios ha llamado a ser parte de nuestra casa. Ser llamados: “Unidos”, hace que vivamos anhelando que se cumpla la oración de Jesús en nosotros:

“Te pido que todos sean uno, así como tú y yo somos uno, es decir, como tú estás en mí, Padre, y yo estoy en ti. Y que ellos estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste. Les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno. Yo estoy en ellos, y tú está en mí. Que gocen de una unidad tan perfecta que el mundo sepa que tú me enviaste y que los amas tanto como me amas a mí” Juan 17:21-23 NTV

Sabemos que Dios seguirá trazando nuestra historia y confiamos en que a través de su Palabra permaneceremos siempre UNIDOS.